Una exposición artística que buscaba burlarse del capitalismo y la cultura de consumo en forma de una parodia anárquica del parque temático Disneyland trajo cierto auge económico a una deprimida ciudad costera británica.

El llamado «parque del desconcierto» Dismaland, del artista callejero Banksy, transformó una abandonada piscina al aire libre en la ciudad costera de Weston-Super-Mare en una parodia macabra de parque temático, con todo y un castillo en ruinas y una cenicienta muerta después de un choque, frente a una horda de fotógrafos.

Los funcionarios locales dijeron que la exposición, que cierra el domingo después de cinco semanas, atrajo a más de 150 mil personas a esta ciudad de 75 mil habitantes en el suroeste de Inglaterra.

La oficina de turismo local, Visit Somerset, dijo el viernes que la exposición trajo 20 millones de libras (30 millones de dólares) a una región que ha luchado por atraer turistas desde que muchos británicos han preferido tomar vacaciones en el extranjero que en las playas locales.

Las autoridades esperan usar el sitio para futuros eventos de arte.

Otros temas:  Cultura Tamaulipas continúa ofertando talleres en línea y gratuitos