Pela con arte una mandarina 

Pela las partes superior e inferior de la mandarina de modo que sólo quede una tira de cáscara en medio. Luego, usa las uñas de los dedos para hacer una muesca en la cáscara, abre la fruta y separa cada gajo sin desprenderlo. Tendrás una franja de jugosos gajos listos para ser arrancados.

Pela un mango con un vaso

Corta el mango por la mitad, a lo largo; luego, toma una de las mitades y usa el borde de un vaso de vidrio para separar la cáscara de la pulpa. Empuja la fruta hacia abajo. Si lo haces bien, la cáscara se desprenderá completa, y en el vaso quedará sólo la pulpa fresca.

Melocotón sin piel

¿Quieres pelar rápidamente la fruta y dejarla lista para una tarta? Hierve los melocotones dos o tres minutos, y ponlos de inmediato en un recipiente con agua helada; esto evitará que se cuezan demasiado y les aflojará la piel. Una vez que estén fríos, haz un corte pequeño en la piel con un cuchillo y despréndela con los dedos.

Rebana papas en segundos

Usa el cortador de manzanas para rebanar una papa. Tendrás rebanadas del tamaño perfecto para hornear.

Deshoja un elote 

Quitarles las hojas a las mazorcas de maíz puede resultar tedioso. Corta unos tres centímetros de la base del elote; mete éste en el horno de microondas y déjalo cocer de dos a cuatro minutos (o más tiempo si son varias mazorcas). Luego, haz girar la hoja hacia los lados hasta que se desprenda (usa un guante porque estará caliente). El vapor te permitirá arrancar fácilmente los “pelos” de los granos, y entonces podrás cocinar el elote.

Otros temas:  Presume de piernas con estos seis trucos que puedes hacer en casa

Tomates cherry en mitades, rápido

Ahorra tiempo al preparar ensalada. Consigue dos tapas de plástico iguales o de tamaño similar. Acomoda los tomates sobre una de ellas, pon encima la otra tapa y sujétala con firmeza. Con un cuchillo bien afilado, corta todos a la vez.

Cubitos de aguacate

En vez de preparar guacamole, sigue estos sencillos pasos: corta el aguacate por la mitad, a lo largo. Con cuidado, saca el hueso con el filo del cuchillo. Haz varios cortes horizontales y verticales en la pulpa, pero no separes ésta de la cáscara. Usa una cuchara grande para sacar todos los cubitos a la vez.

Pela kiwis con una con una cuchara

Corta los extremos del kiwi; luego, mete una cuchara entre la cáscara y la pulpa, y deslízala alrededor de toda la fruta hasta que el kiwi salga limpio.

Por Kelsey Kloss / Ingimage

Fuentes: huffingtonpost.com, buzzfeed.com, thekitchn.com, simplyrecipes.com, Bon Appétit, livestrong.com, youtube.com, America’s Test Kitchen