De la huerta al tocador. El tomate se utiliza cada vez más como producto de cosmética. Y todo se debe a un componente esencial con propiedades antioxidantes: el licopeno.

Siempre se ha dicho que el tomate tiene múltiples beneficios para la salud. Pero especialmente, para la piel. Y esto se debe a un componente clave: el licopeno. Esta molécula carotena, que es la que da el color rojo al tomate, tiene una alta capacidad antioxidante, por lo que protege las células del envejecimiento.

El licopeno se puede encontrar prácticamente en la totalidad del tomate: la pulpa, la piel… Pero es esta última parte la que más se utiliza para extraer el licopeno que posteriormente se emplea para elaborar cosméticos. «La piel supone un 3% del tomate, pero para sacar el aceite de licopeno hay que someterlo a un proceso de deshidratación, por lo que se queda en mucho menos», explica Raimundo Núñez, responsable de I+D de Conesa, empresa dedicada al procesado de tomate en el programa ‘Mundo Brasero’. «Para extraer un litro del aceite de licopeno hacen falta 20.000 kilos de tomate«.

La biodisponibilidad del licopeno

Es importante tener en cuenta que el licopeno no siempre se asimila igual en el organismo. «La absorción intestinal es 2,5 veces mayor cuando el tomate se consume en productos elaborados o en salsas que si se hace a través de un tomate natural», asegura Núñez.

Por ejemplo, el tomate en ensalada contiene unos 4 miligramos de licopeno, mientras que con tomate frito aumenta hasta 25 miligramos, ya que al entrar en contacto con el aceite, se libera aún más licopeno.

De la huerta… al tocador

Para comprobar cómo se aprovechan los tomates, hemos viajado hasta Extremadura, la comunidad autónoma con mayor producción de España. De hecho, en el municipio cacereño de Miajadas (capital europea del tomate), se encuentra un enorme monumento a esta fruta: más de 5 metros de diámetro que hacen que se divise desde la A-5.

Fueron precisamente tres mujeres extremeñas las que decidieron aprovechar estas propiedades antioxidantes para crear Lycolé, una línea de cosméticos basada en productos naturales. Gema Correa, fundadora, nos enseña cómo hacer un serum facial, su producto estrella, y que puedes ver en el vídeo de la parte superior. Una mezcla de aceites naturales (oliva, argán, rosa mosqueta) y esenciales (para darle el olor), hacen que este sérum, conocido como «oro rojo», se haya alzado recientemente con el Premio Victoria de la Belleza 2022.