El ruido está presente continuamente en nuestras vidas y por desgracia tiene efectos directos sobre la salud. Dichos efectos pueden incidir de manera directa en el ámbito físico y también en el emocional. El tráfico de las grandes ciudades suele ser la principal fuente de ruido aunque no es la única. En el siguiente artículo vamos a hablarte de los efectos del ruido sobre la salud y qué hacer para poder remediarlo.

Problemas en el oído

La exposición habitual a grandes decibelios puede provocar una pérdida de audición importante sobre todo a edades muy tempranas. El gran peligro se debe a que el ruido puede llegar a destruir ciertas células encargadas de la audición. El gran problema se debe a que dichas células no pueden volver a regenerarse por lo que la pérdida de audición es permanente.

La relación del ruido con el estrés

No cabe duda de que el ruido estresa. Una fuente de ruido demasiado alta puede hacer que una persona tenga ciertas dificultades a la hora de concentrarse y que esté más irascible de lo normal. Por si esto no fuera poco, el ruido también va a afectar al sueño. No poder dormir de manera óptima y las horas necesarias es algo que termina afectando al nivel de estrés de una persona. Por tanto se puede afirmar que el ruido afecta de una manera negativa a la salud mental de las personas.

Qué efectos tiene el ruido en la salud de los niños

Al igual que ocurre con los adultos, los niños no son inmunes al ruido. El mismo puede causar ciertos problemas tanto a nivel físico como mental. Para evitar esto es importante regular la intensidad del ruido en ciertos ámbitos como la escuela o en la casa. Son muchos los niños los que sufren pérdidas de audición importantes que afectan de manera directa en el desarrollo cognitivo. El ruido también tiene un efecto negativo en la concentración de los pequeños.

Otros temas:  10 Mujeres destacadas en México

Qué hacer para poder evitar los efectos del ruido

Aunque resulta imposible el protegerse por completo de los efectos del ruido, hay una serie de acciones que pueden ayudar a que los niveles de estrés no sean tan altos y a evitar ciertos problemas de audición:

    • Es importante el bajar el volumen de aquellos aparatos que se suelen usar con cierta frecuencia como es el caso del televisor o del móvil. Escuchar música a un volumen demasiado puede dar lugar a problemas de audición temprana.
    • Apagar aquellos aparatos de la casa que no se estén usando y que puedan provocar algo de ruido.
    • Usar protectores en los oídos en el caso de que el ruido sea demasiado alto o sea continuo. Ello puede ocurrir en algunos trabajos en los que el número de decibelios es demasiado alto.
  • Conseguir un cierto aislamiento en todo el hogar. Para ello se puede colocar doble acristalamiento en las ventanas, colocar cortinas o poner apliques en las paredes que puedan absorber los diferentes ruidos. Con esto se busca el crear un ambiente en el hogar en el que haya el menos ruido posible.

En definitiva, los datos son bastante claros a la hora de demostrar que el ruido incide de una manera negativa en la salud física y mental de las personas. Cada vez es mayor el ruido, sobre todo en las grandes ciudades y nadie hace nada por prevenirlo.

Aparte de los problemas de audición que pueden llegar a ser permanentes, el aspecto mental también se ve resentido de una manera importante ante el exceso de ruido. Los altos niveles de estrés producidos por el exceso de ruido provocan cambios de humor y ciertas dificultades a la hora de poder dormir de una manera adecuada y óptima.

Otros temas:  Investigación: La mitad de la insulina se produce con el desayuno