El camarón es uno de los mariscos más populares y el favorito de muchos. Pero el gusto se acaba cuando te dicen que debes medirte si sufres de colesterol. ¿El camarón es alto en colesterol? Verdades sobre este crustáceo y sus beneficios a tu salud.

Conozco personas que no pueden ver ni oler el pescado, mucho menos comerlo, pero te aceptan un coctel de camarón o una empanada con éste como relleno. El camarón tiene el mismo don que el atún: no es considerado por muchos dentro del grupo de los mariscos, lo que le da una mayor aceptación.

Entonces, podemos decir que es el marisco más popular. Sin embargo, pese a esto, también ha tenido mala fama, gracias a su contenido de colesterol, lo cual causa temor entre quienes sufren de niveles altos de éste o problemas del corazón.

¿El camarón es alto en colesterol?
Sí. Si bien 170 gramos de mariscos pueden proporcionarnos la misma cantidad de proteína que 170 g de carne molida sin grasa, el camarón tiene más colesterol que la carne roja… Pero, la diferencia es que este colesterol tiene poco efecto en los niveles de colesterol en la sangre, explica la Escuela Médica de Harvard.

A lo largo del tiempo, se ha asociado a los alimentos altos en colesterol con un alto contenido de grasas saturadas, sin embargo, un estudio publicado en la revista Nutrients, encontró que 2 alimentos no cumplen esas características: la yema de huevo y los camarones, por lo tanto, consumirlos no aumenta tu riesgo de enfermedad cardiovascular.

Esto, porque no existe evidencia actual que respalde el hecho de que el colesterol en la dieta aumente el riesgo de enfermedad cardíaca en personas sanas, algo que sí pasa con los ácidos grasos saturados y trans.

Por lo tanto, tendríamos que evitar aquellos alimentos altos en ambos elementos, algo que no ocurre con los camarones, cuyo contenido de grasa en 100 g, es de alrededor de 0.3 g y la mayoría de tipo insaturado.

De hecho, estudios previos ya habían analizado cómo influía el colesterol de los camarones en los niveles de colesterol HDL y LDL, concluyendo que su consumo moderado en sujetos normolipémicos no afectaría negativamente su perfil de lipoproteínas general y puede formar parte de una alimentación saludable para el corazón.

¿Puedo comer camarón si tengo problemas cardíacos o de colesterol?
No existe una recomendación general, cada caso debe ser analizado por tu médico. Una porción moderada de camarones dentro de una alimentación saludable, equilibrada y variada, podría no reflejar un problema en tu salud, sin embargo, siempre será un especialista quien indique las pautas en tu dieta.

Las investigaciones han encontrado que sólo una cuarta parte de la población es sensible al colesterol que se encuentra en la dieta, por lo que, en general, tiene un pequeño impacto en los niveles de colesterol en sangre, pero cada persona es diferente.

En ese sentido, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, explica que el colesterol también es producido por el cuerpo a través del hígado y es necesario para que el cuerpo funcione bien. Sin embargo, una cantidad elevada puede aumentar el riesgo de enfermedad arterial coronaria.

Si bien los especialistas explican que la grasa saturada en los alimentos es la principal culpable, también llaman a cuidar el colesterol de los alimentos. Y, claro, la forma como preparas los camarones, tengas problemas de colesterol o no.

Es mejor optar por platillos horneados, hervidos, en coctail, asados, a la parrilla, usando muy poco o nada de aceite, en lugar de freírlos, empanizarlos o cocinarlos en salsas cremosas o con mucha mantequilla.

¿Cuáles son las propiedades del camarón?
Aunque es reconocido por su contenido de colesterol, el camarón también es alto en proteínas y bajo en calorías, además de ser una buena fuente de ácidos omega-6 y omega-3, los cuales tienen beneficios para la salud de nuestro corazón y cerebro.

Además, nos proporciona cantidades importantes de selenio y yodo, este último, con un papel importante en la función de la glándula tiroides. Sin dejar de mencionar su contenido de vitamina B12, hierro, fósforo, niacina, zinc y magnesio.

Finalmente, se le atribuye un poder antioxidante por al carotenoide astaxantina, presente en el camarón, gracias a las algas que consume, las cuales son ricas en este nutriente.

6 cuidados que debes tener al comer camarones

Verifica que estén en temporada y no haya veda, pues es la época de reproducción y se busca evitar los procesos de crianza y engorda clandestinos.

Al comprarlo, revisa que no tenga manchas negras en la cabeza o cuerpo, ni que tenga olor a amoniaco o a “pescado”. También verifica que la carne esté firme y no magullada.

Cómpralo en lugares higiénicos y confiables, al ser alimentos delicados, un mal almacenamiento o no mantener la cadena de frío, podría derivar en una intoxicación alimentaria.

Después de comprarlos, guárdalos inmediatamente en el refrigerador o congelador. Si se descongelaron en el camino, no los vuelvas a congelar.

En el caso de las sobras cuando cocinas, no los dejes fuera del refrigerador más de 2 horas.

Si tienes alergia a otros mariscos, no comas camarón, podrías presentar una reacción alérgica, incluso por pequeñas cantidades. En caso de presentar urticaria o sarpullido, hinchazón y dificultad para respirar, consulta a un médico inmediatamente.

Ahora ya lo sabes, al comer camarones no sólo estás consumiendo colesterol, también otros nutrientes importantes. Cómelo con moderación y disfruta de su sabor y propiedades. Claro, en caso de alguna afección médica, consulta con tu médico, en especial si los consumes con mucha frecuencia.