Cuando vas a un mercado encuentras un gran variedad de frutas, pero, sin duda, una que siempre está presente es la guayaba. Hay varios tipos y por ende, sus formas, tamaños y colores varían convirtiéndola en una de las favoritas.

Afortunadamente, es tan fácil de hallar que la puedes consumir de diferentes maneras como en un delicioso ponche navideño, una tarta de frutas, una fresca jarra de agua o en almíbar. La guayaba es multifacética y deliciosa, pero —tal vez no sabías— también tiene propiedades medicinales que no son tan conocidas, pero sí muy benéficas para tu salud.

¿Cuáles son los beneficios de la guayaba?

A la guayaba se le conoce como guayabo, guara, arrayana y luma y México ocupa el quinto lugar de los países productores en el mundo. Así, este fruto se da en toda la región y se consume fresca o bien, en dulces, jaleas y más una vez que terminan su tiempo de vida.

Además de su dulce sabor y agradable aroma, la guayaba posee un alto valor nutritivo porque es rica en antioxidantes, en vitamina C, A y B, así como en fibra. Por lo tanto, las guayabas traen diferentes beneficios a tu cuerpo.

  • Mejora la digestión, por lo que es buena comer una o dos pequeñas después de la comida más pesada.
  • Ayuda a detener el envejecimiento y se puede comer o usar como mascarilla y mejora la piel notablemente.
  • Disminuye el colesterol y los azúcares en la sangre.
  • Las hojas pueden usarse como mascarilla o en infusión para eliminar y disminuir el acné.

¿Qué enfermedades ayuda a prevenir la guayaba?

Como dijimos antes, la guayaba es buena para la piel por sus propiedades antioxidantes, además de ayudar a la digestión por su alto contenido en fibra. Pero, además, ayuda a prevenir ciertas molestias comunes.

  • Previene la gripe, pues su alto contenido en vitamina C es funcional para reforzar el sistema inmunológico. Es bueno comer guayabas en otoño para que durante el invierno para que en dicha época sea menos probable contraer una gripa. Igualmente, comer guayaba en las tardes durante el invierno resulta favorable.
  • Previene resfriados y alergias así que si presentas un estornudo, es bueno comer una guayaba con cáscara y semillas, incluso en una infusión de hojas.
  • Previene dolor de garganta por algún tipo de infección. Así, si ya te enfermaste, puedes comer una guayaba y sentirás alivio o bien, no tendrás dolor.

¿Cuántos tipos de guayaba existen?

Existen varios tipos de guayabas ideales para cada persona y necesidad.

  • Rosa: Se cultiva en Hawaii y es amarilla brillante en el exterior, mientras que en el interior resalta un tono rosado y semillas blancas.
  • Roja: Es poco usual y de tamaño superior a las convencionales. Su interior rojo es dulce y se usa con fines ornamentales.
  • Blanca: Son populares en países como la India y es de color blanco por dentro con semillas blandas.
  • Amarilla: Éstas son las guayabas más comunes y sus tamaños varían de muy pequeña a muy grande. Suelen ser amarillas o blancas por dentro y muy amarillas por fuera.
  • China: Ésta versión de la guayaba es muy diferente a la convencional, ya que es rosa intenso por dentro o bien, muy blanca, con una cáscara verde gruesa que, rara vez, se come.
  • Japonesa: Esta guayaba es roja por fuera y blanca por dentro. Es pequeña y muy redonda, suele ser muy exótica en el Occidente.

    ¿Cómo cultivar guayabas en una maceta?

    En realidad es sencillo cultivar tu propio árbol de guayabas en casa, sólo debes ser paciente y darle los cuidados pertinentes.

    ¿Qué necesitas?

    • Maceta de 20 a 24 pulgadas de profundidad y ancho.
    • Tierra
    • Fertilizante
    • Agua
    • Semillas de guayaba

    Procedimiento:

    • Agrega la tierra hasta un tercio de la maceta, enseguida un poco de sustrato y luego más tierra hasta el segundo tercio. Haz dos o tres orificios separados entre sí.
    • Agrega la en cada hoyo, previamente, debes limpiarlas y dejarlas secar. Cúbrelas con tierra y riega para reforzar el sustrato.
    • Coloca la maceta en un espacio con sol directo y ¡listo!

    Cuidados del árbol de guayaba:

    • Dale un fertilizante cada tres meses.
    • Poda las ramas que poco a poco se vayan secando
    • No sobrehidrates el árbol de guayabas y aplica un poco de agua de dos a tres veces al mes, en especial en invierno.