La aparición de ronchas, urticaria o erupciones en la piel puede deberse a un episodio de estrés, no necesariamente porque tengas una reacción alérgica.

Si sientes picazón, inflamación y hartas ganas de rascarte en una o varias partes del cuerpo puede ser por una afección que no es contagiosa y que una de cada cuatro personas padece a lo largo de su vida a cualquier edad. Aunque la tendencia es en adolescentes y adultos jóvenes.

Se le conoce como urticaria y se presenta como lesiones en la capa superficial de la piel que puedes tener y luego desaparecen en cuestión de horas sin dejar rastros, pero pueden surgir nuevamente.

Las partes del cuerpo donde más “aparecen” son párpados, mejillas, labios, genitales y entre zonas de exposición más frecuentes, en un 50% de los casos. Por lo general es algo simple.

Podría representar algo peligroso si surgiera en la laringe porque podría provocar insuficiencia respiratoria.

Cuando se hace una valoración para diagnosticar y determinar el origen de estas manifestaciones en la piel deben considerarse aspectos de la persona como estado emocional y niveles de estrés que maneja, pues puede ser una situación que afecta su calidad de vida. Debe hacerse para ello un interrogatorio o entrevista con pruebas específicas para tal fin.

Si se diagnostica que es urticaria y el origen es el estrés, el tratamiento que se prescribe suele ser de antihistamínicos de segunda o tercera generación y en algunos casos de glucocorticoides en dosis antiinflamatorias altas por periodos breves.

La urticaria puede desaparecer por completo por periodos prolongados o para siempre; en caso de que el factor emocional esté comprometido podría volver a surgir, cuando haya mayor estrés en la vida de las personas.

Cuando se trata de una alergia…

La aparición de la urticaria también puede deberse al consumo de alimentos o los conservantes de los mismos, a medicamentos e infecciones agudas virales o bacterianas entre otros motivos.

El tratamiento que recibe la urticaria, por lo general, es la ingesta de antibióticos.

Si su duración o aparición es continua o prolongada, lo más recomendable es realizar estudios de laboratorio o test cutáneos con alérgenos sospechosos.

Hay alimentos y bebidas que pueden provocar la aparición de urticaria y que pueden evitarse como el consumo de alcohol, bebidas con colorantes, frutos secos, chocolates, pescados y mariscos, quesos y comidas preparadas con muchos condimentos.

También puede aparecer por estímulos como el frío, el sol, el calor, el agua, la presión o el contacto físico.