Empezó a probarse en pacientes oncológicas con cáncer de mama triple negativo, uno de los más agresivos.