Varios países han empezado a levantar sus restricciones, gracias al alto índice de población vacunada y la escasa virulencia de la variante Ómicron