Las fuerzas rusas tomaron control del lugar tras una intensa batalla con elementos de la Guardia Nacional de Ucrania que protegían las instalaciones en desuso.

Fue uno de los hechos más preocupantes en un día ya de por sí impactante, mientras Rusia invadía Ucrania: combates en la planta nuclear de Chernóbil, donde aún se filtra radiactividad más de 35 años después del peor desastre de la historia en una planta atómica.

Las fuerzas rusas tomaron control del lugar tras una intensa batalla con elementos de la Guardia Nacional de Ucrania que protegían las instalaciones en desuso, informó el asesor de la presidencia ucraniana, Mykhailo Podolyak. Se desconoce el estado de las instalaciones de la planta, de una estructura para contener la radiación y de un depósito de desechos nucleares, añadió.

Un funcionario al tanto de las evaluaciones actuales dijo que proyectiles rusos alcanzaron un depósito de desechos radiactivos en Chernóbil y se reportó un incremento en los niveles de radiación. De momento no se pudo corroborar ese aumento. Un alto funcionario de inteligencia estadounidense señaló que Washington cree que las fuerzas rusas en Chernóbil tenían como objetivo avanzar rumbo a Kiev, ubicada unos 130 kilómetros (80 millas) al sur de la planta, para intentar conectarse con otras tropas rusas en el país. Los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato por no estar autorizados a tocar el tema debido a lo delicado del asunto.

La Zona de Exclusión de Chernóbil, un área boscosa de 2,600 kilómetros cuadrados (1,000 millas cuadradas) que rodea a la planta cerrada, se ubica entre la frontera de Ucrania con Bielorrusia y la capital ucraniana.

Otros temas:  Indaga Gran Bretaña escándalo de sangre contaminada

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, dijo que las tropas de su país lucharon para defenderla «de forma que no se repita la tragedia de 1986». Dijo que se trata de una «declaración de guerra contra toda Europa».

Podolyak señaló que después de un «ataque absolutamente absurdo… es imposible decir que la planta de energía nuclear de Chernóbil es segura». Advirtió que las autoridades rusas podrían culpar a Ucrania del daño a las instalaciones o lanzar provocaciones desde allí. El asesor del ministerio del Interior de Ucrania, Anton Herashenko, advirtió que cualquier ataque al depósito de desechos nucleares podría arrojar polvos radiactivos sobre «el territorio de Ucrania, Bielorrusia y países de la Unión Europea».

Las autoridades rusas, que no han revelado muchos detalles de sus operaciones en Ucrania ni han dado a conocer sus objetivos, no comentaron públicamente sobre la batalla.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) dijo que sigue de cerca la situación en Ucrania «con enorme preocupación» y pidió toda la moderación para evitar cualquier acto que pueda poner en riesgo las instalaciones nucleares ucranianas.

Lyman dijo que lo que más le preocupa es el combustible consumido que se almacena en el lugar, el cual ha permanecido inactivo desde 2000. Si se interrumpe el flujo de energía eléctrica a las bombas de enfriamiento o se dañan los tanques de almacenamiento de combustible, los resultados podrían ser catastróficos, advirtió. El reactor número 4 de la planta de energía explotó y se incendió durante la noche del 26 de abril de 1986, destruyendo el edificio y arrojando material radiactivo por los cielos.

Otros temas:  Rusia y EU, podrían extender el pacto nuclear