CIUDAD DE MÉXICO.- Los últimos días han sido complicados para la red social de videos cortos, TikTok, y encendieron la alarma de algunos usuarios sobre si es recomendable seguir usándola o no.

Esta aplicación fue desarrollada por ByteDance y lanzada primero en China bajo el nombre de Douyin en 2016, un año después llegó al mercado extranjero bajo la marca TikTok ubicándose entre las favoritas gracias a que permite subir videos cortos de tres a 15 segundos o largos de entre 30 y 60 segundos.

El primer problema que enfrentó fue que muchos niños la usan y eso puede ser aprovechado por depredadores sexuales, lo que obligó a TikTok a colocar herramientas para que los padres administren lo que hacen y con quién hablan sus hijos.

Ahora las dificultades tienen que ver con la privacidad de los datos y la relación con su empresa matriz.

La administración del presidente de EU, Donald Trump, está considerando prohibir ésta y otras aplicaciones de redes sociales chinas porque temen que el gobierno las obligue a entregar los datos u otra inteligencia al Partido Comunista Chino.

De hecho, el gobierno de India tenía las mismas preocupaciones y decidió vetar a finales de junio a 58 aplicaciones móviles de origen chino entre las que se encuentran TikTok y WeChat.

A esto se añade que el grupo Anonymous pidió a las personas dejar de usar y eliminar esta aplicación porque puede ser una herramienta para espionaje masivo, ya que recolecta mucha información de los usuarios.

Voceros de la red social respondieron a Excélsior que “desafortunadamente TikTok México no está autorizado para dar posicionamientos sobre temas relacionados con otros mercados”. Con respecto a las acusaciones hechas por Anonymous aseguraron que no comparten datos de usuarios con ningún gobierno.

¿REALMENTE ESPÍA?
Según Miguel Ángel Mendoza, especialista de seguridad informática de ESET Latinoamérica, se ha encontrado que TikTok accede a muchos recursos de los dispositivos que no son necesarios para su función básica.

Sin embargo, esto no significa que esté siendo usada para espiar o que pueda ser una aplicación identificada como código malicioso.

Hasta el momento no hay pruebas concretas de que la información de los usuarios se esté explotando o compartiendo. No lo identificamos como un código malicioso, tampoco como software espía, pero habría que esperar a ver cómo se usa esa información en el futuro”, detalló al platicar con Excélsior.

CUIDA TU PRIVACIDAD
Federico de Noriega, socio del despacho Hogan Lovells, consideró que las aplicaciones están recabando más datos de los usuarios para crear perfiles más detallados y funciones personalizadas, lo cual no es ilegal si se ha hace bajo la normatividad.

La ley añade que el usuario debe poder acceder a sus datos, rectificarlos, cancelarlos o incluso oponerse al uso de éstos para ciertas finalidades.

De Noriega sugirió a los usuarios leer los avisos de privacidad, y las empresas deben hacer estos avisos más gráficos, sencillos y digeribles.