Ciudad de México, 3 de marzo de 2022.- El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) promueve entre su derechohabiencia la aplicación del tamiz neonatal auditivo, con el propósito de detectar la sordera oportunamente entre niñas y niños recien nacidos; se realiza con tres tecnologías diferentes en el organismo.

En el marco del Día Mundial de la Audición, el otorrinolaringólogo de la Clínica de Especialidades “Indianilla”, José Manuel Jiménez Pérez, señaló que con esta prueba es posible detectar enfermedades de manera temprana y brindar tratamiento adecuado para evitar consecuencias como discapacidad intelectual.

El especialista subrayó la importancia de “estar al pendiente de nuestras hijas e hijos desde que nacen y/o en los tres primeros meses, ya que si notan algún problema auditivo, es indispensable hacerles potenciales evocados auditivos de tallo cerebral -fluctuaciones de voltaje en el tiempo que ocurren en respuesta a estímulos sonoros de determinadas características-, para verificar como se encuentra su audición”.

Esta medida es un paso en el establecimiento del modelo de salud que prioriza el cuidado desde el inicio de la vida y está especialmente comprometido a garantizar los derechos fundamentales de niñas y niños, con pruebas del mejor estándar de calidad, indicó.

La pérdida auditiva, dijo, es la consecuencia más grave de no prestar atención a síntomas como la percepción disminuida del sonido de las palabras y/o el acúfeno -ruidos muy molestos que se perciben dentro de los oídos o de la cabeza sin que haya ninguna fuente externa que los produzca-, este se presenta en pacientes generalmente adultos con lesiones degenerativas del nervio.

Ante estos signos de alarma, es de suma importancia acudir con el especialista. “Cuando vean a sus familiares, o ellos mismos que empiezan a tener una disminución de la audición o subirle a la televisión o con el típico: ¿qué, qué dijiste?, es necesario acudir al médico para identificar el problema y tratarlo oportunamente”, planteó.

En 2020, el Issste otorgó 90 mil 217 consultas con otorrinolaringólogos, de las cuales 36 mil 761 fueron de primera vez y 53 mil 456 subsecuentes.

Jiménez Pérez alertó sobre el uso de audífonos, principalmente en niñas, niños y adolescentes, con sonido muy elevado, ya que puede afectar el sistema auditivo. “Es uno de los cuidados más importantes que debemos tener, ya que con el tiempo puede provocar la pérdida de la audición por completo”.

Recomendó evitar la utilización del cotonete o cualquier otro objeto dentro del oído, “lo único que provoca es introducir más la cerilla hacia dentro del conducto, así como ocasionar lesiones en el oído como en la membrana timpánica, por lo que está prohibido utilizarlo como higiene”.

El especialista explicó que los oídos se deben limpiar sólo con agua. En caso de presentar algún síntoma o dolor, acudir a su clínica de medicina familiar correspondiente para recibir diagnóstico oportuno.

Galería