Por José Gregorio Aguilar

Cerca de 2  millones de  alumnos desertaron de las escuelas particulares mientras que 10 mil  de  48 mil  colegios que integran la Asociación Nacional de Escuelas Particulares (ANEP) cerraron sus puertas en algún momento de la pandemia por Covid-19, informó Alfredo del Villar.

“Son dos millones de niños de  escuelas particulares pero que se suma a una deserción histórica  que trae el país que es de 5 millones de  alumnos que  han desertado desde hace años. Ha sido una deserción tremenda, muchos padres argumentaron que porque iban a pagar por un servicio que se brindaría a distancia, por televisión, mientras que otros de plano se quedaron sin trabajo y no podían, aunque quisieran, pagar una escuela particular”.

En entrevista para este medio de comunicación, el presidente de la Asociación Nacional de Escuelas Particulares (ANEP), culpó de esa negra estadística a las autoridades federales por haber determinado cancelar las clases presenciales, atentando no solo contra el derecho a la educación sino contra la economía de estos colegios que mucho apoyan a los gobiernos a brindar servicios educativos.

“Lamentablemente por las ocurrencias de las autoridades no se sabía lo que se iba a hacer, había incertidumbre porque se suspendían las clases, el confinamiento, todo de manera ilegal, todo fue por acuerdos al margen de la Constitución y no se apegaron al estado de derecho”.

En el ocaso de la pandemia, o al menos es la percepción generalizada, el ingeniero  que representa los intereses de los negocios educativos particulares, reafirmó que con la contingencia sanitaria se amplió el rezago escolar en las escuelas

Ahora la ANEP está demandando que de una vez por todas se decrete el regreso a la presencialidad para de inmediato empezar a trabajar para abatir hasta donde sea posible los niveles de deserción y el bajo aprendizaje que tienen los niños los que, según Mexicanos Primero, no solo dejaron de aprender sino que perdieron conocimientos ya adquiridos.