El funcionario de naciones unidas describió a los ataques entre las naciones como una «guerra absurda»