La Policía informó que este jueves capturó a 484 pandilleros desde el inicio de la ofensiva el 26 de marzo, una cifra sin precedentes en los últimos 30 años en el país centroamericano.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció este viernes que más de 15 mil pandilleros fueron detenidos en casi un mes en el marco de una ofensiva permanente de la policía y las Fuerzas Armadas que detuvo un repunte de homicidios.

«Más de 15.000 terroristas (pandilleros) capturados en solo 27 días. Seguimos Guerra Contra Pandillas», escribió en Twitter el gobernante.

La Policía informó que el jueves capturó a 484 pandilleros y desde el inicio de la ofensiva el 26 de marzo, una cifra sin precedentes en los últimos 30 años en este país centroamericano.

El Salvador sufre el asedio de la Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18, entre otras, que suman 70 mil miembros, de los cuales 31 mil están encarcelados.

«El 91 por ciento de los salvadoreños apoyan la Guerra Contra Pandillas que impulsa nuestro gobierno», aseguró Bukele, basado en una encuesta que publicó el jueves CID Gallup.

El sondeo destacó que el 78 por ciento de los salvadoreños está de acuerdo con la lucha contra las pandillas, un 13 por ciento dijo estar algo de acuerdo, un 5 por ciento está poco de acuerdo y un 4 por ciento expresó estar nada de acuerdo.

Bukele le declaró la guerra a las pandillas que operan en su territorio, ante el asesinato de 87 personas entre el 25 y el 27 de marzo, crímenes que las autoridades vincularon al accionar de estas agrupaciones criminales.

Con la ofensiva, las autoridades lograron detener la escalada homicida desde el 28 de marzo, sin embargo, organizaciones defensoras de los derechos humanos han denunciado la detención de personas inocentes en las redadas que las autoridades realizan a nivel nacional.

El fiscal general, Rodolfo Delgado, declaró el jueves que «la población honrada no tiene nada que temer» porque «se pone énfasis en verificar si alguna persona está involucrada» con los grupos criminales.

«Recordemos que las pandillas tienen una base social de apoyo en sus conocidos y colaboradores para ejecutar sus acciones delictivas», explicó Delgado.