Por José Gregorio Aguilar

El presidente del Consejo Mexicano de la Familia, Juan Dabdoub Giacoman, lamentó que sean los propios legisladores y senadores los que se nieguen a reforzar a la institución más sagrada con que cuenta la sociedad: la familia.

El activista que defiende y promueve los derechos de la familia se refirió a la primera iniciativa ciudadana que esta organización civil presentó ante el órgano legislativo, desde hace seis años y que es fecha en que permanece en ese recinto.

“La primera iniciativa ciudadana para reformar la Constitución en este país la hicimos nosotros, desafortunadamente después de seis años la iniciativa sigue guardada en la Cámara de Senadores; le hemos mandado seis oficios a los senadores porque no le quieren entrar al toro”.

Resumió que la iniciativa plantea una reforma constitucional para el fortalecimiento de la familia en México para que todos los derechos de la familia queden blindados en la Constitución, y que se reconozca al matrimonio como una institución de interés público y fundamento natural de las familias.

“Lo que nosotros planteamos es que se reconozcan en la Constitución todos los derechos de la familia reconocidos en los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos; blindarlos, porque desde el 2011 todos los tratados internacionales sobre derechos humanos pasaron a formar parte de la Constitución pero tenemos en México una Suprema Corte que está torcida hay legisladores que están torcidos y que no aguantan un debate público”.

Criticó que actualmente, muchos Congresos Locales, estén legislando sobre temas como matrimonio igualitario y aborto, entre muchos otros, que afectan, debilitan y deterioran aún más a la familia; de lograrse esta reforma constitucional ningún Congreso estatal, ni la Suprema Corte de Justicia de la Nación, podrán afectar esos derechos

Otros temas:  Uniformes no deben ser obligatorios en regreso a clases: diputado