DJ Ferguson tiene 31 años y aunque se le agota el tiempo para la cirugía, no cree en las vacunas