Los expertos aconsejan a la hora de prevenir una enfermedad tan importante como el Alzheimer, el llevar una vida lo más saludable posible lejos de malos hábitos. Sin embargo, tampoco hay que olvidarse de cuidar la salud mental y evitar altos niveles de estrés y de ansiedad en el día a día.

Son muchos los estudios que señalan que sufrir numerosos episodios de ansiedad a lo largo de la vida puede llegar a negativamente al cerebro y provocar un mayor riesgo de padecer Alzheimer. En el siguiente artículo te explicamos la relación estrecha que existe entre la enfermedad del Alzheimer y la ansiedad.

Los tres indicadores del Alzheimer
Hay tres indicadores o marcadores de tipo fisiológicos que pueden señalar el desarrollo de Alzheimer en una persona:

La acumulación de proteínas del tipo beta amiloide que acaban atacando de una manera tóxica a las neuronas.
El incremento de la proteína TAU.
La atrofia que sufre la zona cerebral del hipocampo.
Cualquier factor que incida en estos tres indicadores, puede provocar el desarrollo del Alzheimer. De esta manera, si la persona sufre de ansiedad de manera generalizada y habitual, la misma provoca que el hipocampo se atrofie dando lugar al desarrollo de la enfermedad del Alzheimer.

El peligro de la ansiedad
Hay que empezar diciendo que el hipocampo va perdiendo volumen con el paso de los años. Ello va a provocar que la memoria vaya empeorando ya que es algo patológico. Pero como ya te hemos comentado antes, la pérdida de volumen del hipocampo también es un indicador claro de que la persona puede estar sufriendo Alzheimer.

La relación de la ansiedad con la pérdida de tamaño del hipocampo se ha podido demostrar en numerosos estudios. Aquellas personas que apenas sufren ansiedad a lo largo de su vida, tienen el hipocampo en perfecto estado. Sin embargo, las personas con ansiedad sufren una pérdida importante en el volumen del hipocampo. A raíz de ello se ha podido demostrar que la ansiedad está relacionada de una manera directa con el riesgo a padecer una enfermedad como el Alzheimer.

No es lo mismo el sufrir episodios de ansiedad de una manera causal que el padecer tales episodios de manera continua y habitual. La ansiedad provoca una disminución importante en la resilencia del cerebro llegando a causar una disminución importante en la zona del hipocampo.

Cuidar la salud mental
Los estudios señalan que es esencial el cuidar la salud mental. Solo de esta manera, se puede prevenir el riesgo de sufrir una enfermedad tan grave como el Alzheimer. En muchas ocasiones no se le da la importancia necesaria al aspecto mental, centrando la atención en la alimentación y en el deporte. No es nada bueno el vivir a todas horas del día con estrés y ansiedad.

Una persona con niveles de ansiedad bastante elevados, tiene una salud mental devaluada, incidiendo de una manera negativa en su salud cerebral. A largo plazo, dicha ansiedad termina por provocar ciertos daños en el hipocampo, dando lugar al desarrollo de una enfermedad que afecta a la memoria como es el caso del Alzheimer.

En conclusión, se ha podido demostrar la relación directa que existe entre la ansiedad con el Alzheimer. El padecer episodios continuos de estrés y de ansiedad a lo largo de la vida, provoca un daño importante en la zona cerebral del hipocampo. Este hecho es uno de los indicadores o marcadores más claros a la hora de sufrir una enfermedad como el Alzheimer. Ante ello no queda otra cosa que el llevar una vida lo más saludable posible, tanto desde el punto de vista físico como mental. Es importante por tanto el evitar que los niveles de ansiedad y de estrés sean demasiados altos.