Ambos quarterbacks son candidatos al Jugador Más Valioso de la NFL.