Jamás imaginamos que esa aventura gastronómica se pueda convertir en el inicio de una pesadilla. Sin embargo, lo es cuando se trata de la cisticercosis. Una infección causada por las larvas de la tenia Taenia solium, que se adhieren a todos los tejidos del cuerpo, incluido tu cerebro.

¿Cuáles son los síntomas de parásitos en el cerebro?
Durante años se creyó que la carne de puerco era la única forma de contraer este parásito, pero los huevos de la tenia se propagan a través de los alimentos, el agua o las superficies contaminadas con heces de un portador humano, describe el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Signos y síntomas de la cisticercosis

Músculos: protuberancias debajo de la piel

Ojos: visión borrosa, infección ocular, hinchazón o desprendimiento de la retina.

Cerebro y la médula espinal: convulsiones, dolor de cabeza, confusión, desconexión con las gentes y ambiente circundante, problemas de equilibrio, acumulación excesiva de líquido en el cerebro.

¿Cómo se diagnostica la cisticercosis?

Además de la detección de los síntomas, se debe realizar una resonancia magnética o tomografía computarizada. También está la opción de una prueba de sangre que ayude al diagnóstico de una infección, pero ésta no siempre es exacta.

¿Es curable?

En la mayoría de los casos sí. El tratamiento suele consistir en medicamentos antiparasitarios en combinación con antiinflamatorios, y en ocasiones se opta por la cirugía para extraer los cisticercos de ciertos lugares.

Ya lo sabes, es posible que ese dolor de cabeza sea señal que hay un parásito de huésped. ¡Cuidado!