El estado natal del presidente López Obrador, y con ello su refinería, será el primer gran afectado de no frenar el calentamiento global