Si bien la constancia es fundamental para obtener buenos resultados estos dependerán mucho de nuestro tipo de piel, por lo que unas notarán los cambios antes que otras

Como entendemos que muchas no pueden acceder a los procedimientos profesionales, hoy queremos compartir un método de rejuvenecimiento económico y fácil de realizar. Se trata del masaje facial “cucharita” o “cuchara” que se centra en tratar algunos puntos del rostro para prevenir las señales tempranas de la edad.

Esta práctica, recomendada por el maquillador alemán René Koch, ya hace parte de los hábitos de belleza de miles de mujeres en todo el mundo. ¡Conócela!

La mayoría de las mujeres buscan la manera de retrasar la aparición de los signos del envejecimiento. Pese a que es un proceso biológico por el que tienen que pasar todos los seres humanos, existe el deseo de evitarlo y mantenerse jóvenes por más tiempo.

Para la tranquilidad de todas, está comprobado que hay hábitos y tratamientos que contribuyen a conservar la elasticidad de la piel e incrementar la producción de la sustancias que la componen.

Protegerse del sol, seguir una dieta rica en antioxidantes y llevar una rutina estética son algunos de los factores que pueden ayudar a mantenerla en buen estado.

Además, se pueden tener en cuenta algunos productos y técnicas faciales cuyos fines son mantener la firmeza y juventud.

¿Cuáles son los beneficios del masaje facial con la cuchara?

El masaje facial  es una terapia natural para reafirmar la piel y darle luminosidad. Su principal ventaja es que se puede hacer en casa y no requiere mayor inversión.

Entre los beneficios que puedes obtener al realizarlo destacan:

  • Eliminación de los líquidos retenidos en los tejidos.
  • Disminución de las  ojeras y bolsas.
  • Eliminación de las toxinas.
  • Estimulación de la circulación sanguínea.
  • Mayor elasticidad y firmeza del rostro.
  • Prevención y disminución de las arrugas y líneas de expresión.
  • Restauración del contorno facial.
  • Disminución de la inflamación.