El estudio revela que dos ácidos cannabinoides podrían bloquear la entrada del virus al organismo