Los países que votaron en contra fueron Bielorrusia, Corea del Norte, Eritrea, Siria y Rusia, al igual que lo hicieron en la primera resolución del 2 de marzo