El presidente de México aseguró que durante su administración no se darán permisos de obras inmobiliarias que afecten al medio ambiente.