Los testigos de Jehová en México fomentan la inclusión de los sordos por medio de la traducción de la Biblia y otras publicaciones a la lengua de señas mexicana.
La Lengua de Señas Mexicana (o LSM) conmemora cada 10 de junio de manera nacional su reconocimiento ante la ley como una de las lenguas nacionales que forman parte del patrimonio lingüístico con
que cuenta la nación mexicana. Un informe de la OMS de este año declaró que “más del 5% de la población mundial (430 millones de personas) padece una pérdida de audición discapacitante y requiere rehabilitación (entre ellos 34 millones de niños)”. Para el año 2021, en México había 2.3 millones de personas con discapacidad auditiva, de entre las cuales el 34.4% tenían edad entre los 30 y los 59 años, y 47.4% eran mayores de 60 años.
Las lenguas de señas, permiten la libertad de expresión y el intercambio de ideas, fomentan el aprendizaje, la enseñanza, el trabajo y la participación en la vida pública y privada. Además, es un derecho
cultural de las personas sordas y constituye un factor esencial para preservar y promover su sentido de identidad. Lamentablemente, en muchos lugares es común que se trate injustamente a los sordos, tanto en la sociedad como dentro la propia familia. A falta de intérpretes, con frecuencia enfrentan agresiones físicas, dificultades en el ámbito de la educación y la salud o despidos injustificados sin que puedan comunicarse y evitarlo.
En relación con esto, Jesé Hernández, portavoz de los testigos de Jehová, afirmó: “Los testigos se preocupan por personas de todas las culturas, orígenes e idiomas, lo que incluye a las personas con
discapacidades auditivas. Consideran muy importante la atención a las necesidades especiales de los sordos”. En el mundo existen solo cuatro Biblias completas traducidas en lenguas de señas, una de ellas es la “Traducción
del Nuevo Mundo” completa en lengua de señas mexicana, presentada por los testigos el 1 de enero de 2023. En la actualidad, hay unos 7.988 testigos voluntarios en México que enseñan a los sordos en LSM.
Además, se producen videos, películas y publicaciones traducidos en este lenguaje, las cuales distribuyen gratuitamente a través de la aplicación JW Library Sign Lenguage y su sitio de internet jw.org, con contenido en
más de 1000 idiomas, entre ellos más de 100 lenguas de señas que ayudan a las personas sordas a sacar el máximo provecho de los prácticos consejos que da la Biblia en su propia lengua.
Gabriela, residente de la ciudad de Chihuahua y madre de dos jóvenes con discapacidad auditiva (Osmar y Karen), cuenta cómo la labor que los Testigos de Jehová hacen con respecto a la LSM ha ayudado a su familia.
Relata que, cuando sus hijos eran pequeños, se enfrentaban a grandes desafíos tanto en la escuela como en casa.
El no poder comunicarse con su familia, maestros y compañeros, ni entender el lenguaje hablado o escrito, los hacía sentirse marginados. Pero gracias a la ayuda de los testigos de Jehová, Gabriela y sus hijos aprendieron
LSM. Ella explica: “La LSM es un hermoso idioma que nos da la oportunidad a mí y a mis hijos de comunicarnos y expresar todos nuestros pensamientos y emociones. Gracias a esto, mis hijos no se han convertido en personas
frustradas, incomprendidas o deprimidas”. En la actualidad, Osmar y Karen son jóvenes felices e independientes que disfrutan la labor de enseñar en su idioma y compartir con otros sordos la esperanza de un futuro sin
discapacidades que ellos mismos han albergado. “En una sociedad en la que con frecuencia se pasan por alto los derechos de los sordos, es de vital importancia acoger a esta parte de la sociedad por más mínima que sea y contribuir a una forma de vida y convivencia más fácil y satisfactoria”, aseveró Jesé Hernández.