Diversas marcas de distintos sectores han detenido sus operaciones para cuidar sus intereses y sancionar al país dirigido por Vladimir Putin