Las potencias occidentales acusan al gobierno de Aleksandr Lukashenko de haber ocasionado la crisis que se vive en la frontera de ambos países