El mandatario aseguró que no le deben recursos a los estados de la Alianza Federalista

 

Sobre el planteamiento de diversos gobernadores para romper el pacto fiscal ante la exigencia de mayor presupuesto para sus estados, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no se trata de un problema personal pues tiene que ver con lo que marca la Constitución para la distribución del dinero.

En conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional, el mandatario destacó que para lograrlo se tendría que llevar a cabo una reforma constitucional con el objetivo de modificar la fórmula de distribución del presupuesto.

«El presupuesto no se distribuye a capricho, existe una forma en dónde a los estados se les entrega un monto anual de acuerdo a la población, de acuerdo a la pobreza y a otros parámetros. Esos está convenido y aceptado y obedece a un mandato constitucional» , explicó López Obrador.

El titular del Poder Ejecutivo Federal aseveró que «no le debemos nada al gobierno de Jalisco, les entregamos puntualmente sus participaciones, no se les demora la entrega de sus recursos, pero así como en Jalisco, en Yucatán Chiapas o en la Ciudad de México».

Ayer, gobernadores que integran la Alianza Federalista, anunciaron que someterán a consulta su permanencia en el pacto federal para demostrar que tienen el respaldo de los ciudadanos en la lucha por un reparto justo de recursos.

La medida es en respuesta a López Obrador, quien señaló que era ilegítima la solicitud de estos gobernadores para su salida del pacto federal, ya que se tendría que realizar una reforma a la Constitución y que tendrían que preguntar su postura a los ciudadanos.

Tras la negativa del mandatario para recibirlos, Enrique Alfaro respondió que el “reunirse con los gobernadores no le quita nada no lo hace menos Presidente. Negarse al diálogo republicano sí lastima la investidura presidencial».