Organizaciones temen que regímenes autoritarios usen la “alerta roja” para perseguir a opositores